“Ya estoy en Casa” Cuentos de Terror

  

 

La historia que narraré a continuación es muy difícil de creer, son de esas historias que te congelan la sangre hasta darte constantes escalofríos, jamás creí que mi mejor amiga de la infancia terminaría de tal manera, su nombre era Luz, recuerdo que en la escuela, ella era la chica más deseada, quería ser actriz, anhelaba más que nada poder salir de este pequeño y alejado pueblo, cuando teníamos quince años, Luz fue elegida como la reina de la primavera y fue la atracción principal en la carroza el día en que se celebraba los cien años del pueblo, el hermano del intendente se fijó en ella, quedó enamorado, Luz me dijo que aunque él le llevara más de diez años haría lo que fuera por salir del pueblo, dejó a su novio y enamoró perdidamente a Antonio sólo por su dinero. Pero a los dos meses de estar con él una enfermedad contagiosa la tuvo apartada por ocho meses del resto de la gente, nadie más que su madre pudieron tener contacto con ella, ambas vivían en una casa muy linda en medio del bosque, estuve varios meses sin verla, cuando se curó estaba diferente, más distante y fría.

Ángela la madre de Luz, era bruja en sus años de juventud, muchas mujeres del pueblo y de pueblos cercanos acudían a ella, tenía fama de curar enfermedades mediante el uso de hiervas, algunas mujeres que habían sido abandonadas por sus esposos, concurrían a verla para vengarse de sus maridos,  se decía que Ángela tenía poderes y este eran en las artes oscuras, recuerdo que a veces se internaba en el bosque por días, Ángela era una mujer agradable, aunque tuviera fama de ser una bruja del bosque como solían llamarla, había tenido a su hija siendo una mujer mayor  y esta era la luz de sus ojos. Con el correr de los años Luz contrajo matrimonio con Antonio, tenía por aquel entonces dieciocho años, Luz se molestaba cuando su madre se quedaba sola en bosque por días  y comenzó a tratarla realmente mal, ambas discutían mucho, esto llevó a que ella decidiera internar a su madre ya anciana en el hospital para enfermos mentales.

Al internar a Ángela, su casa en el bosque quedó abandonada,  ella iba a irse del pueblo al fin y decidió vender la casa de su madre, se mudó con su esposo allí para dejarla en condiciones antes de marcharse, ellos durante diecisiete años fueron muy felices juntos, él fue intendente del pueblo. Pero no le duro mucho su reinado, Luz comenzó a sumergirse en un mundo de codicia, malgastaba su dinero y rechazaba a sus antiguas amigas, jamás visitaba a su madre, le pidió a su esposo que la llevara a vivir a Buenos Aires, que ya no soportaba ver a las personas del pueblo, pero por aquellos errores cometidos en el pasado Luz debió quedarse para siempre en el pueblo.

Eran cerca de las siete de la tarde cuando mi teléfono me despertó, mi trabajo nocturno me tenía agotada, no es fácil trabajar en la noche como mesera, hay mucha gente de paso y hay que saber cuidarse muy bien, en fin, Luz me llamó para que fuera a su casa dijo que era urgente, su esposo había salido del pueblo por negocios y para buscar un nuevo hogar, regresaba esta mañana, pensé que quizás me necesitaba para embalar sus cosas, pero su voz del otro lado del teléfono se escuchó nerviosa, hacia un mes que no sabía nada de ella, antes conversábamos por horas.

Caminé hasta allá, atravesé el bosque, este estaba resbaladizo debido a la tormenta que se había desatado por la madrugada, noté que no se escuchaban los típicos sonidos de los animales, sólo el crujido de las hojas y ramas secas al pisarlas, al llegar comenzó otra vez a llover, toqué varias veces el timbre y nada nadie salía a recibirme, ni siquiera la empleada doméstica, empujé la puerta y entre, todo estaba a oscuras, un olor pestilente me revolvió el estómago, parecía que había entrado al cementerio, recorrí la casa, pero no la encontraba, percibí un sonido, era como una melodía de una caja de música, de repente oí gritos que venían del sótano, eran chillidos agudos, asustada bajé las escaleras , en el centro mismo del sótano en una silla mecedora vi lo que nadie podría imaginar ni en sus peores pesadillas, Luz estaba sentada  y un hombre calvo de más de cien kilos con un tamaño considerable estaba sentado en sus piernas abrazándola por el cuello con el brazo derecho mientras que se chupaba el dedo gordo de su mano, ella lo intentaba mecer con la mirada perdida en cualquier lado, él dormía produciendo extraños ruidos, era como un bebé gigantesco, el hombre estaba deforme de rostro, su ropa estaba con ensangrentada, ¿Quién era ese extraño hombre que se metió en su casa?  El olor era casi insoportable, tapé mi boca para no gritar cuando vi a un costado de ellos el cuerpo destrozado de Antonio el esposo de Luz, este tenía el pecho y el abdomen abiertos, como si un animal lo hubiera desgarrado, el terror se apoderó de mí, comencé a dar pequeños y silencios pasos hacia atrás, la madera del escalón al crujir  me delató, Luz giró rápidamente la cabeza hacia donde estaba parada, me quedé tiesa al ver su rostro tan golpeado y desesperado.

– No te marches aún… te necesito…él no va hacerte nada está profundamente dormido, ya comió lo suficiente. – Me dijo.

No supe que decir sólo comencé a temblar, me arrimé lentamente, su cabello estaba  mojado en sangre y su rostro pálido, le acerqué un poco de agua la tomó desesperada, el hombre en sus faldas continuaba con el dedo en la boca, ella lo mecía para que no se despertara temía que me dañara.

– Tranquila Luz voy a ayudarte. – Le dije llorando, revisé el perímetro con mis ojos nervioso, quería buscar algo para golpearlo y así Luz y yo escaparíamos.

– Ya nadie puede ayudarme… No busques con qué matarlo, míralo bien, debe medir más de un metro noventa, y no morirá fácilmente, te matará antes de que te des cuenta. – Me contestó.

– ¡Acaso piensas quedarte sometida a él?… Va a matarte, fíjate lo que hizo con tu esposo.- Le dije y levanté una pala en lo alto, le golpearía directamente en la cabeza.

-No lo hagas Amparo, no va a funcionar sé lo que te digo, los disparos en su espalda cicatrizaron pronto, yo le atravesé tres puñaladas en sus piernas y apenas las sintió, va a matarte quédate quieta y escúchame… No me debe quedar mucho tiempo, necesito que permanezcas quieta y escuches bien lo que te diré.- Dijo Luz, dejé la pala, el hombre lanzó un leve quejido y se movió.

– Necesito que le des cuerda a la caja de música, eso al parecer lo tranquiliza. –Dijo Luz y comenzó con su relato.

 

Relato de Luz “Él regresó a su hogar donde pertenece”

 

Esto pasó hace unos tres días, eran cerca de las cuatro de la mañana cuando unos gritos desgarradores me despertaron, venían del bosque, como si los animales hubieran visto al propio diablo, salí de la casa y noté la figura de un hombre que corría entre los árboles,  seguido otra vez los gemidos agudos de los animales, entre a la casa asustada, trabé todas las puertas y fui por la escopeta que había sido de mi padre, me senté en medio de la sala desde donde podía ver si alguien intentaba ingresar a la fuerza, el cansancio me venció y me quedé dormida.

Por la mañana la casa estaba cercada de animales descuartizados, la empleada doméstica yacía frente a la puerta de la casa, su cuerpo estaba tendido e inmóvil, ella llegaba a casa todos los días cerca de la 7 am, salí para ver si podía ayudarla, era demasiado tarde, al parecer su cuello estaba roto, fue cuando de repente de entre los árboles salió un hombre bañado en sangre y me tomó del brazo, me olía y me abrazaba tan fuerte que mis huesos sonaban, otra vez volvía a olerme, como si quisiera estar seguro que yo era quien él había estado buscando, fue cuando llegó Antonio, no lo esperaba regresó antes de su viaje, este engendro no le dio importancia a su automóvil, yo sabía que mi esposo cargaba una pistola, Antonio lo sorprendió por la espalda y le dio dos disparos, pero no le sucedió nada, sólo me soltó dándome el tiempo para correr y meterme en la casa desde donde observé todo, el hombre lo tomó del cuello tan fuerte a mi esposo que se lo partió, yo me desmayé presa de un ataque de pánico.  Al volver en mí estaba en el sótano, él me había puesto sobre mi ropa uno de los viejos vestidos de mi madre, desde aquel día que me grita palabras que no se comprenden balbucea como un niño, creo que regresó por alguien de entre los muertos y se equivocó de lugar, me dice mami ya estoy en casa, mami, mami… Es lo único que se entiende,  durante la noche me trae animales muertos y quiere que se los cocine, esta toda la noche gritando, en varias oportunidades mama de mi pecho, no tienes idea la sangre que ya he perdido ya, se siente un niño y para dormirse quiere ser amantado, mientras suena la caja de música y cuando la cuerda se termina se molesta.

Amparo, ¡Por favor ayúdame! Necesito que hables con mi madre, necesito unas de sus brujerías para que él vuelva al infierno, por favor ayúdame, me está matando lentamente, saca a mi madre del hospital, ayer pude escribir un papel donde te autorizó para que la saques de ahí, este maldito engendro del demonio al parecer conoce a mi madre, me colocó su vestido, quizás la busca a ella y no a mí, necesito que encuentres a mi madre, sé que esto quizás es mi culpa. Busca a mi madre en el hospital ¡por favor ayúdame! Ahora vete, está por despertar, siempre despierta hambriento.

Salí muy lentamente de la casa, cuando estaba en la puerta principal escuché un grito de Luz, atravesé corriendo lo más rápido que pude el bosque, podía escuchar sus gemidos cerca de mí, creí que me alcanzaría y terminaría siendo su cena.

Por la mañana siguiente visité a Ángela en el hospital mental, la mujer llevaba cinco años allí, había dejado de hablar y padecía de depresión, pero iba a intentarlo, no había otra opción,  la policía no me creyó lo que sucedía en la casa de Luz. Mientras le relataba la situación de su hija ella sólo miraba por la ventana como petrificada, unas lágrimas rodaron sobre sus mejillas, se levantó de la silla y cerró su puerta, al darse la vuelta exclamó con dolor.

– No lo llames engendro… ¡No te lo permito!… Él es… ¡Es su hijo! – Dijo Ángela.

No comprendí, Luz jamás había tenido un hijo, le supliqué que me dijera que le sucedía, por qué aquel engendro la torturaba, Ángela se cubría el rostro con ambas manos lloraba y se reía, después dijo.

– Luz tuvo un hermosos y sano varón cuando tenía quince años de edad, yo lo traje al mundo una mañana, jamás contrajo un virus, ella no quería que nadie supiera que esperaba un bebé de su antiguo novio,  quería casarse con aquel hombre rico, yo le ofrecí criarlo pero ella prefirió oscurecer su alma enferma de codicia,  no dejé que se abortara aquel bebé regalo de Dios, pero a ella poco le importo. Aquella mañana en la que nació su niño, una tormenta asechaba en el pueblo, comenzó su trabajo de parto en la habitación, corrí a poner una cacerola de agua a hervir, a los pocos minutos regresé al cuarto quedé dura del susto, mi hija parecía a ver sido poseída por el mismo demonio, gritaba como loca, las paredes estaban chorreando sangre inocente, tenía al pequeño tomado de los pies y lo aventaba contra la pared una y otra vez destrozándolo, le provocó heridas profundas, ella había tenido tan silenciosamente a su bebé que no lo noté, fue tan rápido el parto que era casi inexplicable,  me tomó del cuello y me dijo que jamás le dijera a nadie porque me mataría. Envolví al recién nacido en un paño y corrí bajo la lluvia al bosque, él acaba de morir quizás estaba a tiempo, junto al río le pedí a los espíritus de la noche, le supliqué al amo de la oscuridad que regresara, lo invoqué desesperada, recordé que mi esposo había fabricado una pequeña cabaña donde se quedaba cuando salía a cazar, llené las heridas del niño con mis pócimas y hiervas, continúe conjurando al oscuro, el niño regresó a la vida. Allí cuide de mi nieto, mientras crecía noté que no era de este mundo, su cuerpo era humano pero su espíritu y su esencia no lo eran, cuando mi hija me internó aquí no dejaba de pensar en él, lo llamé Calisto, mi pequeño Calisto  debió de cuidarse solo estos cinco años, tenía apenas doce años cuando ella me apartó de su lado, yo solía ponerle una caja de música para que se calmara, ahora regresó a su hogar donde pertenece para vengarse, el oscuro le dijo que era hora de conocer a su madre y seguir vagando por la tierra de los vivos, saciar su hambre con cuando ser vivo se le crucé.- Dijo la anciana.

– Pero… ¿Entonces no hay salida para Luz?, él mama de su pecho, duerme en su regazo, mató a su esposo…  ¿Por qué? – Pregunté atormentada.

–  Quien muere de forma violenta se va con el oscuro, queda aquí entre ambos mundos, y todo lo observa, Luz se deshizo de él y él ahora acabará con ella, no hay remedio, su hijo la quiere a su lado,  sólo se machará con ella, quiere tenerla junto a él para toda la eternidad, créame señorita, no hay salida lo he visto antes, yo misma le pedí al oscuro que lo traiga de regresó, para vengarme de mi hija por asesinar a mi nieto, por todas las veces que me golpeo, por mi nieto, mi pequeño que no tenía culpa alguna y no merecía morir así.. No intente hacerle daño porque se la verá conmigo, sé que en cualquier momento él vendrá por mí, sólo vivo para esperarlo, es mi nieto y lo amo… Si yo fuera usted no regresaría a esa casa, sólo saldrá herida.  – Dijo Ángela.

– Acabo de firmar su alta señora Ángela usted podrá ayudar a su hija y llevarse a Calisto de regreso al infierno.- Le dije molesta.

– Entonces no hay nada más que hablar regresaré a casa y seremos los tres juntos una familia feliz… ¡Gracias! Por favor no regresé nunca más o me veré obligada a decirle a Calisto que nos proteja de usted.- Dijo Ángela.

 

No podía hacer nada por ella, había asesinado a su recién nacido y este regresó a su hogar, el engendro tenía veintidós años pero su mentalidad era la de un niño, que buscaba afecto a la fuerza. Durante varios años desaparecieron algunas personas, yo sabía que les había pasado, pasaron más de veinte años hasta que me atreví a regresar a su casa, pero oí gritos y me asustó entrar, sólo espero que la interminable pesadilla en la que mi mejor amiga está sumergida termine de una vez, su historia la creerán una leyenda urbana, pero yo lo viví y fue real.

De: Cuentos Sombríos 50 Cuentos de Terror

 

 

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email

luc

Escritora. Genero Terror y Suspenso. Guionista. Locutora Radial. Actriz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!