“Tren Nocturno” Cuentos de terror

Era una fría noche de invierno, estaba sentada en el último vagón del tren a altas horas de la madrugada, eran las 2:30 am, intentaba leer para no dormirme, después de 24 horas trabajando en la guardia del hospital estaba agotada, en la siguiente estación subió un hombre, tenía el cabello un poco largo y llevaba puesto un tapado marrón, se sentó y apoyó su cabeza contra la ventanilla, parecía tener sueño y mucho frío porque de tanto en tanto se frotaba las manos, lo observé por un rato, él se durmió, pasaron varias estaciones y nadie más subió al tren, en un momento cerré los ojos para descansar la vista, tenía los ojos cansados, cuando los abrí, el hombre del abrigo marrón estaba sentado frente a mí, una sola línea de asientos nos separaba, estaba en una posición que al parecer intentaba provocarme miedo, apoyando sus codos en sus rodillas con su cabeza inclinada hacia abajo, su cabello cubría hasta la mitad de su rostro, no podía distinguir bien sus facciones, no veía sus ojos y tenía una barba algo crecida, me levanté como si fuera a bajarme del tren, no le daría pie a controversias, caminé por el vagón, en un momento me di media vuelta para ver que hacia, él seguía ahí sentado, entonces me pase al siguiente vagón y cerré la puerta, aún me faltaban varias estaciones para llegar a mi destino. El tren estaba vacío, me senté otra vez, pasaron unas dos estaciones sin que nadie más subiera, de repente vi que la puerta que divide los vagones se abrió, él hombre del abrigo marrón apareció, creo que buscaba problemas,  pensé en que quizás estaba ebrio o quería robarme, me asusté, se sentó frente a mí otra vez, pero esta vez estábamos frente a frente, cara a cara, él murmuraba, sollozaba, se reía como entre dientes, quizás se acaba de escapar de un hospital, parecía esperar que le preguntará algo, pero yo no lo haría, me bajaría del tren en la próxima estación era lo mejor, de repente lanzó un grito desgarrador que me provocó terror, no comprendí que quería, me levanté de un salto y corrí, pasé un vagón corriendo asustada, se escuchó como si corriera para alcanzarme, miré hacía atrás y lo vi saltar como un animal sobre las cabeceras de los asientos, entonces comencé a correr pase dos vagones, el tren no se detenía, en un momento sentí que me agarraban de los tobillos y me jalaron con fuerza, caí al piso, el hombre de pie frente a mí me tomó de la ropa a la altura de los hombros, el tren comenzó a detenerse, me levantó del piso, comenzó a olerme y acariciar mi rostro tenía las manos calientes y sudadas, el tren se detuvo y se abrieron las puertas era mi única oportunidad de escapar, él hombre gritó otra vez, era un grito que se pareció al de un animal, atiné a darle un golpe entre sus piernas y lo logré, me soltó, corrí hacia las puertas desesperada pero se cerraron nuevamente y el tren reanudo su marcha, pensé en abrir una ventanilla para tirarme del tren, era mejor morir en las vías que en las manos de ese hombre, subí una ventanilla, pero él otra vez me lanzó al suelo no dejaba de gritar, eran como gruñidos de bestia, gritaba como loco y se agarraba la cabeza y se sacudía, me arrastré por el vagón sin darle la espalda y sin dejar de observarlo, mis ojos no podían creer lo que estaba pasando frente a mí, él dio un saltó sobre mí, sus ojos cristalinos se clavaron en los míos por unos segundos, luego alzó la cabeza hacia arriba y exhaló un aullido como si fuera un lobo, le basto una sola mano para dejarme inmóvil y así poder clavar sus colmillos en mi cuello.

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email

luc

Escritora. Genero Terror y Suspenso. Guionista. Locutora Radial. Actriz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!