El Fantasma de Barracas “La leyenda de Felicitas Guerrero”

En 1872 la joven Felicitas fue asesinada, era considerada una de las mujeres más hermosas de la época. En el lugar donde la mataron, edificaron una iglesia para su eterno descanso, según cuenta la leyenda su espíritu aparece…

La leyenda cuenta que la joven y bella Felicitas Guerrero de Alzaga se aparece vestida de blanco, que se la ve con lo que queda de un viejo vestido de época, otros dicen que en realidad es una túnica mortuoria más acorde con sus desgracias, Felicitas no hizo honor a su nombre, en su vida no fue feliz, ya que la tragedia parecía seguirla, muchos de los que dicen haber visto su espíritu dice que lloraba desconsoladamente.

Los cronistas, la belleza y el dinero no fueron suficientes para otorgarle la felicidad a esta famosa mujer de la sociedad de 1830, quien  fue casada por sus padres a los 16 años, en un matrimonio arreglado, con un hombre que le llevaba tres décadas, pero que era el más rico de toda la nación: don Martín de Alzaga.

Felicitas, como la han conocido generaciones de bonarenses, no se rehusó y aceptó su nueva posición como esposa de Alzaga.

Felicitas Guerrero de Alzaga fue una viuda joven, rica y hermosa, pero una maldición hizo que su alma jamás descansara en paz.

Cuentan que empezó a aparecerse en los años 1930, y que cada 30 de enero vuelve a pasearse sin remordimientos por la iglesia que lleva su nombre y que desde siempre carga con su leyenda y su espanto. Un templo con muchas historias, en donde nadie quiere casarse. Como todos los fantasmas, ella también tiene un origen trágico, reconstruido una y otra vez, durante años; Felicitas Guerrero era preciosa aunque desgraciada, a los 15 años se casó con Martín de Alzaga, que le doblaba la edad, y con él tuvo dos hijos, uno murió a los seis años y otro nació sin vida. A los 26 años, ella ya había enviudado. La leyenda narra que a pesar de su belleza y de una fortuna incalculable, quedó rodeada de muerte. Luego del luto por perder a su familia, esposo e hijos, comienza a asistir a diversas fiestas de la sociedad; era famosa no sólo por su belleza, sino también por su dulzura y buen carácter por lo que los pretendientes le sobraban. En una de esas fiestas conoce a Enrique Ocampo (tío de Victoria) que le declara su amor; comenzó a acosarla y perseguirla y a Felicitas que en un principio se había sentido atraída, ya le estaba resultando molesta su presencia. Enrique prometió transformarse en su sombra….

Los galanes de la alta sociedad no tardaron en festejarla, en querer conquistarla por su belleza y su fortuna. Comentan que ella eligió a uno entre tantos, y quien otro desesperado, otro de sus pretendientes la asesinó porque ella lo despreció, el hombre envuelto en ira le hecho una maldición, “Te daré una y mil veces la muerte” prometió Enrique Ocampo, una sola bala resultó suficiente para acabar con la vida de la joven mujer, un 30 de enero, ella muere en brazos de sus padres. Estos, que habían heredado todos los bienes de Felicitas ya que no tenía descendientes, optaron por mandar a construir una Iglesia en el mismo lugar donde su hija había fallecido, para recordarla; la placa dice: “Capilla de Santa Felicitas. Fundada el 30 de enero de 1879 por Carlos J. Guerrero y Felicitas C. de Guerrero en memoria de su hija Felicitas G. de Alzaga”. Dato agregado por Claudio de Corrientes: “ sabían que Felicitas tenía una ´´nanna´´ negra que la crío y que al morir su ama enloqueció y , según la historia, fue la que primero vio el fantasma”

Aseguran que la maldición del pretendiente aún le impide descansar en paz, que el fantasma de Felicitas vive ahí y que incluso a veces la escucha llorar, asegura que hay quienes juran escuchar campanas que se agitan solas o haber sido testigos de tragedias y amores rotos, y que varias parejas evitan dar el sí en esa iglesia donde actualmente es custodiada por decenas de gatos. Otros relatan que hubo novios y novias que se arrojaron desde su torre.

Pero también algunos aseguran que las rejas, en cambio, les devuelven a los amantes despechados su amor para siempre, sólo deberán ir hasta la entrada y atar un pañuelo blanco en cualquiera de sus barrotes que cercan la iglesia, y pedir que el amor llegue a sus vidas o pedir que regrese el amor perdido, (aunque el cura encargado de la iglesia asegura que es frecuente encontrar ropa interior atada).

En el barrio prefieren mantener viva la leyenda. Algunos aventuran que el cuerpo de Felicitas busca descanso eterno en el cementerio de Recoleta. Otros sostienen que está enterrado en la iglesia que, además, le da lugar al mito. Lo cierto es que cada 30 de enero, los más desdichados siguen dejando pañuelos o cintas blancas atados en sus rejas, como ofrendas de amor y sus pedidos son concedidos. No les importa lo demás, si aparecen mojados, con lágrimas de Felicitas, habrá deseos cumplidos y el amor por fin llegará. Y será para siempre.

No paso mucho tiempo para que la historia del fantasma de felicitas fuera desparramada por quienes intentaron contraer matrimonio en esta iglesia levantada donde fue el sangriento asesinato de la joven viuda, muchos afirman haberla visto cada 30 de enero fecha de su asesinato, llorando y gritando desconsoladamente detrás de la rejas de la iglesia, pidiendo ayuda o cada noche de tormenta, puede oírse el sonido de las campanas.

La estatua de felicitas

Hay algo más allá de esta trágica historia, dicen que cada persona que osa tocar la excepcional estatua que representa a Felicitas junto a su difundo hijo Felix, se llena de desgracias, A pesar de ser una hermosa iglesia, es la menos elegida para casamientos: la trágica historia aún pisa fuerte. Cuentan que si tocas la estatua, las peores desgracias te caerán, pero si tocas las rejas de la entrada, recuperarás tu amor para siempre. Los vecinos dicen que el fantasma de la viuda aún vaga por allí, y que todos los 30 de enero, se la puede ver en su vestido blanco, llorando desconsolada frente a las rejas y que las noches de tormenta suenan, sin causa lógica, las campanas. Al parecer los ángeles que reposan en la Iglesia también han sido protagonistas de historia que parecen estar relacionadas con fenómenos paranormales. De acuerdo a las crónicas, en 1981, la Iglesia fue donada al Municipio, el cual inició una restauración. El encargado fue el arquitecto Devincenzi, quien decidió comenzar por las alas de los ángeles. Dicen que cuando empezó a tallarlas, las campanas de la Iglesia doblaron, sin que nadie las hubiese tocado, según algunos vecinos,  no es raro que suceda de vez en cuando.

según los creyentes, el fantasma de Felicitas sigue atado a este lugar sin entender por qué no puede conocer el amor y ser feliz, mientras llora eternamente la desgracia que cayó en su vida, ayudando con sus lágrimas a que aquellos que hayan perdido su amor lo recuperen. Aunque la leyenda también advierte a los que son felices a que mejor no se acerquen a este lugar, donde aún habita la maldición de Felicitas Guerrero.

Así que si estabas por visitar esta iglesia y la estatua de felicitas y su hijo Felix no oses tocarlos porque una terrible maldición te acompañara el resto de tu vida.

Comparte esta entrada en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Buffer this page
Buffer
Email this to someone
email

luc

Escritora. Genero Terror y Suspenso. Guionista. Locutora Radial. Actriz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!